• AGS

Utilización de ciberseguridad para mejorar la arquitectura de tu empresa



Con el avance de las tecnologías podemos disfrutar de grandes ventajas como empresas, pero hemos de ser conscientes de que con la transformación digital somos mucho más vulnerables ante los ciberataques.


Estos ciberataques son realizados por los conocidos como ciberdelincuentes que se dedican a lanzar ataques digitales a empresas sin importar cuál es su sector, lo cual deriva en grandes pérdidas económicas y de credibilidad ante nuestros clientes.


Las amenazas informáticas, al igual que la tecnología, están contínuamente evolucionando


La transformación digital es un hecho y por ello se está legislando en base a ella. Cada vez son más las regulaciones legales y leyes que persiguen conseguir la protección de las organizaciones y las empresas. Por este motivo, debemos establecer una estrategia de gobierno de seguridad en la empresa, gestionar bien los riesgos a los que estamos expuestos y cumplir con las regulaciones legales.


Básicamente el buen funcionamiento y el avance de la tecnología se basa en la confianza que tengan los usuarios en ella. Lo mismo ocurre con nuestros clientes o socios, en los que tenemos que incrementar su confianza en nosotros y en la digitalización de nuestra empresa. Es importante resaltar este aspecto porque a muchos clientes o empresas les generará rechazo el hecho de que seamos una empresa digital o que nuestro funcionamiento dependa de la tecnología.


Muchos son conocedores de los riesgos a los que se enfrenta la ciberseguridad y la privacidad, tales como las pérdidas económicas que pueden llegar a ser multimillonarias, la pérdida de confianza de los usuarios, un aumento de la responsabilidad legal, pérdida de información tanto de la empresa como de los clientes, un alto perjuicio a la imagen de nuestra organización o incluso el incumplimiento de la ley establecida.


De este modo es fundamental que nuestra empresa cuente con una buena estructura de ciberseguridad, que nos prevenga y proteja ante posibles peligros y así poder hacer frente a los principales desafíos a los que nos enfrentamos, como la falta de compromiso por parte de los líderes, la falta de claridad en las políticas y normas de la empresa, prácticas inconscientes tanto a nivel privado como público, un aumento de delito y el fraude vía internet o la recopilación no autorizada de información de los usuarios, entre otros.


Por lo que debemos buscar soluciones que refuercen la confianza de los usuarios, mejoren las oportunidades económicas, hagan crecer la funcionalidad de la empresa, reduzcan al mínimo los ciberdelitos y hagan cumplir estrictamente los requisitos legales.


Entonces, cómo solucionamos el problema de la ciberseguridad


Hemos de ser conscientes que la ciberseguridad total no existe, lo que tenemos que conseguir es reducir al máximo el riesgo al que nos enfrentamos,para que podamos continuar trabajando de manera segura en nuestra empresa y por otra parte nos movamos dentro de la legalidad.


En primer lugar, de lo que debe disponer nuestra empresa es de una conexión a internet segura, confiable y rápida, que cubra tanto las necesidades de ciberseguridad como las de cada empleado para llevar a cabo su labor. Por ello, es aconsejable recurrir a un comparador de fibra que nos ayude a encontrar la potencia idónea.


Se han de elaborar distintos planes que garanticen la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de la información. Y mantener una exhaustiva vigilancia sobre los datos digitales para proteger los bienes y los recursos de información de la empresa. Disponer de un internet en un pendrive, puede facilitar esta labor ya que nos permite acceder al control y la seguridad de nuestro sistema desde cualquier dispositivo informático.


No existe una respuesta universal para la ciberseguridad pero con esta serie de medidas el camino hacia ella es mucho más sencillo y efectivo.


Realizar un programa de ciberseguridad


Esto dependerá de cuál es nuestro perfil de negocio. Para poder elaborarlo correctamente hemos de definir las políticas y los estándares de ciberseguridad de la empresa, así como la tecnología de la que disponemos la organización de gobierno de la que hacemos uso.


Del mismo modo, crear una cultura de la ciberseguridad en el equipo es fundamental, ya que muchas veces las personas sin darnos cuenta vulneramos la ciberseguridad de nuestra empresa. En consecuencia, es necesario que toda la empresa sepa cuáles son las amenazas que nos acechan y cómo podemos solventarlas.


El programa de ciberseguridad ha de dividirse en las siguientes fases:


  1. Evaluación de seguridad y privacidad, para poder identificar nuevos métodos que nos ayuden a mejorar y lograr los objetivos corporativos, mientras se mitigan los riesgos que pueden afectar a nuestra organización.


  1. Planificación de seguridad y privacidad, en base de la evaluación anterior.


  1. Diseño e implantación de seguridad y privacidad, dando lugar a soluciones que aumenten el nivel de confianza de los clientes y los usuarios incrementando al mismo tiempo la proyección de la empresa.


  1. Planes de formación y concienciación, es primordial invertir tiempo y dinero en la educación en ciberseguridad como primera línea de defensa.


  1. Disponer de servicios continuos de ciberseguridad y privacidad, que faciliten el funcionamiento de la empresa y el cumplimiento de los requisitos legales.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo